dijo Ejecutivo evaluará propuesta

Funerales de Estado en Génova, Italia, por las víctimas del viaducto que se desplomó

No tendría que haber sucedido", dijo a la AFP Claudio Castellaro, un genovés de 73 años, que esperaba a que se abrieran las puertas.El arzobispo de Génova, Angelo Bagnasco, quien oficiará la misa, retransmitida en una pantalla gigante, expresó "todo su respeto por quienes no quisieron unos funerales de Estado"."Mi hijo fue asesinado", repitió el viernes Roberto, el padre de uno de los cuatro jóvenes de Torre del Greco, una comuna de Nápoles, fallecidos cuando iban camino de sus vacaciones."Uno no debe morir por negligencia, por dejadez, por irresponsabilidad, por superficialidad, por burocracia", insistió el arzobispo de Nápoles, el cardenal Crescenzio Sepe, en la homilía del viernes dedicada a estos cuatro jóvenes en su ciudad de origen.- Revocación -El Gobierno anunció el viernes que había puesto en marcha el procedimiento de revocación de la concesión de la firma Autostrade en el tramo donde se halla el puente derrumbado.Respecto a la información según la cual la empresa concesionaria estaría dispuesta a reconstruir el puente asumiendo el costo, el jefe del Gobierno, Giuseppe Conte dijo que el Ejecutivo evaluará la propuesta si se hace formal.Conte prevé también controlar estrictamente en el futuro las inversiones de las concesionarias de autopistas, que "deberán entender que la infraestructura no es una renta financiera, sino un bien público"."Hacemos todo lo posible por que Autostrade abra su cartera para ayudar a los allegados de las víctimas, las personas afectadas, quienes están sin hogar y a la ciudad", dijo el viernes el omnipresente vice primer ministro italiano, Matteo Salvini, también ministro del Interior y jefe de la Liga (extrema derecha).La empresa, que pertenece al grupo Atlantia, controlado en un 30% por la familia Benetton, aseguró que sus controles de seguridad eran serios.