patrullan aguas alrededor municipio

Una frontera narco: la dura verdad tras el crimen de periodistas ecuatorianos

(AFP).En zonas deprimidas como esta, "se requiere una política económica para que haya sustitución de cultivos, para que los ingresos de sus habitantes no vengan a partir de los narcóticos", enfatiza este experto en seguridad de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).No todo es FarcLas contradicciones entre ambos gobiernos sobre los detalles del caso quedaron más de manifiesto que nunca este domingo, cuando Quito sostuvo que los periodista fueron asesinados en Colombia, que sus cuerpos siguen ahí y que Guacho es colombiano.Bogotá afirma sin embargo que el secuestro y el asesinato fueron en Ecuador y que el responsable es ecuatoriano.La impresión es "que ha habido una especie de lavarse las manos y entregar la responsabilidad al otro", opina Carrión.Lo cierto es que que el crimen del periodista Javier Ortega (32 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45) y el conductor Efraín Segarra (60), se produjo en una frontera donde por décadas las ya disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) ejercieron dominio a falta de Estados fuertes.Ahora son 12 grupos los que se disputan el control de los narcocultivos en Tumaco.