Genera polémica construcción del puente Rolando Arjona en Culiacán

|


Puente maqueta 1024x394

por Aarón Ibarra


La inversión asciende a 140 millones de pesos. En medio de prisas, presiones y sin los estudios de factibilidad trasparentados, el Gobierno del Estado puso en marcha la construcción del paso superior vehicular Rolando Arjona.

Situado en el cruce con el boulevar Pedro Infante, el puente tendrá una longitud de 307 metros lineales, y según espera el gobernador Quirino Ordaz Coppel, mitigará el tráfico que en la zona se genera. Sin embargo organismos civiles sospechan que existen otros intereses.

La construcción correrá a cargo de la empresa Procasa SA de CV, la misma que en 2012 ganó la licitación para llevar a cabo el paso inferior en la misma zona. La inversión total fue de 132.9 millones de pesos. La obra se inauguró oficialmente en 2015 y tres años después, se dio inicio con el paso superior. En total, la empresa obtuvo dos contratos en la misma zona por 270 millones de pesos.

La licitación pública nacional LO-925004998-E206-2018 se abrió el 14 de junio, apenas una semana antes de que la Secretaría de Obras Públicas solicitara en calidad de urgente al Instituto de Planeación de Culiacán (IMPLAN), la aprobación del proyecto. A partir de ahí, procedimientos exprés y “fast track” culminaron con la inauguración de la obra el viernes 13 de julio.

El paso por paso

El lunes 7 de mayo, la Secretaría de Desarrollo Sustentable solicitó de manera urgente al IMPLAN los expedientes técnicos de los proyectos que pudiesen formar parte de la cartera de proyectos para la Zona Metropolitana de Culiacán.

La respuesta del IMPLAN vino un día después y en ella se hicieron llegar los que el organismo consideró estratégicos. En esos archivos no venía ningún proyecto para un puente en el boulevar Rolando Arjona.

Se adjuntaron a cambio el Plan Integral de Movilidad Urbana Sustentable (PIMUS), la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, la Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano de Sinaloa y la Estrategia Territorial Sinaloa 2030.

Este último fue un proyecto presentado en conjunto por el gobierno estatal y ONU-Hábitat, programa de Naciones Unidas en temas de urbanismo.

Sin embargo, a las oficinas del IMPLAN llegó una llamada el viernes 8 de junio por parte de Eleviel Zamora Arellano, de la Dirección de Obras Públicas del Estado, quien solicitó el proyecto denominado “Paso Superior Vehicular Arjona” bajo el argumento de que se licitaría para su construcción.

Ese mismo 8 de junio, mediante un escrito dirigido a la entonces titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, Martha Robles Montijo, el titular del IMPLAN, Juan Carlos Rojo Carrascal, explica la incompatibilidad con los principios de movilidad sustentable.

Cita: “En Sinaloa, en especial en las grandes ciudades (Los Mochis, Guasave, Culiacán y Mazatlán) se han destinado cuantiosos recursos públicos para la construcción de infraestructura para los medios motorizados, especialmente el automóvil, lo que ha agravado el problema del tráfico, producto de la cantidad de vehículos privados que se desplazan dentro de la ciudad, con un promedio de 1.2 personas por unidad”.

La inconformidad por llevar a cabo con tanta prisa este proyecto llevó al colectivo ProCiudad a protestar públicamente la decisión de ejecutar una obra que, según ellos, no solo es innecesaria sino onerosa. Protestaron también porque al IMPLAN lo hicieron a un lado y la decisión fue unilateral.

Luego de su protesta, la noche del miércoles 18 y con la ausencia del titular del instituto, Juan Carlos Rojo Carrascal, el consejo directivo sesionó.

Encabezado por el alcalde de Culiacán Antonio Castañeda Verduzco, el consejo “avaló” la construcción de dicho puente. El consejo fue presidido durante esa sesión también por Aureliano Félix Díaz, como coordinador.

Ahí, consideraron necesario fijar un posicionamiento público como respuesta a las protestas ciudadanas. Casi todas de manera viral, en redes sociales, golpearon tanto al gobierno estatal como al municipal.

Ahí explicaron: “Las condiciones de movilidad de la zona donde se construye el puente presentan grandes retos, mismos que han sido atendidos con distintos desarrollos de infraestructura urbana como el paso inferior vehicular Pedro Infante (túnel) y remodelación geométrica de su crucero a nivel de calle.

“Asimismo, se puntualiza que este proyecto forma parte de una visión integral, donde figura la ampliación del boulevar Rolando Arjona y contempla una solución total con un diseño urbano moderno, de mayor capacidad, priorizando al peatón y todos los modos de transporte motorizado y no motorizado”.

La sesión simulada y el Plan B

La sesión ordinaria del IMPLAN con fecha del martes 19 de junio tuvo en su orden del día en el inciso B de asuntos generales el proyecto “Paso Superior Vehicular Arjona” y ampliación boulevar Arjona.

La orden de tocar ese tema venía de Gobierno del Estado y se tocó como mero protocolo. Para la fecha en que se realizó la licitación para la construcción del paso superior ya estaba en curso. Exactamente cinco días antes ya estaba en el sitio de CompraNet Nacional y a la fecha, el contrato sigue ausente del sitio del gobierno estatal.

Otro proyecto solicitado fue el de la ampliación del mismo boulevar Rolando Arjona, mismo que actualmente se encuentra en revisión por el IMPLAN. El nuevo diseño estaría desarrollado para no requerir dicho paso elevado en el crucero con Pedro Infante, ya que según algunos consejeros del órgano de planeación, perjudicaría además el paisaje urbano, provocaría contaminación ambiental y además la movilidad no motora que ahí se realiza.

El proyecto de ampliación, sugerida por el IMPLAN y descartada por la autoridad, contempla la continuidad vial sobre el tramo del boulevar Arjona-Pedro Infante junto con la incorporación de elementos para la movilidad urbana sustentable: banquetas continuas, arborización, ciclovía y un carril confinado para el transporte público.

Pero algo salió mal. Con fecha del miércoles 13 de junio, el entonces alcalde con licencia Jesús Valdés Palazuelos dio a conocer durante uno de sus recorridos de campaña la ampliación de boulevares en Culiacán.

Explicó que se le daría prioridad a la planeación urbana. Para ello, señaló que es necesario fortalecer la autonomía del IMPLAN, pero sin dejar de lado la participación de los ciudadanos.

Durante uno de sus recorridos de campaña, señaló que para mejorar la vialidad se propone darle continuidad al boulevar de seis carriles que ya se tiene desde el Malecón Nuevo hacia Imala, junto con el Rolando Arjona, “el cual es de cuatro carriles pero puede ser de seis”, dijo.

El proyecto ya se conocía. Estaba en revisión pero algo salió mal. El boulevar no se ampliará, al menos no por el momento.

Además, el proyecto de ampliación del boulevar Arjona contaba ya con su estudio de impacto ambiental. Presentado en noviembre de 2017 a la Dirección General de Impacto Riesgo Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), el documento da cuenta que todo estaba en orden.

En el estudio explica que el Ayuntamiento de Culiacán pretende ampliar el boulevar Rolando Arjona, donde las obras principales constan de aumentar un carril más a cada cuerpo vial en algunos tramos y pasaría de tener cuatro carriles de circulación a seis (tres por cada cuerpo vial).

La obra incluye la construcción de banquetas y acotamientos en los tramos que no tienen, así como la ampliación de los dos puentes para cruzar el Río Culiacán y el canal Rosales, más una pequeña obra de drenaje menor y la adecuación del cruce de las vías de ferrocarril.

La fuente de financiamiento sería a través del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF). El costo de la obra fue estimado en 120 millones de pesos y entre sus principales objetivos estaría la disminución de la contaminación atmosférica, de los tiempos de recorrido vial para los habitantes del sector y tener mejor infraestructura en vías de comunicación.

Su contraparte propuso la conclusión de un crucero proyectado en 2015 sobre el paso inferior Pedro Infante, cuyo propósito es una mejora puntual pero recorre el problema del congestionamiento al siguiente semáforo, según la explicación del IMPLAN.

Además, considera una afectación física a los predios de JAPAC y del Country Club. Otro punto a considerar es la plaza comercial en construcción sobre el boulevar Pedro Infante.

Ambos proyectos fueron entregados a la Secretaría de Desarrollo Sustentable con copia al gobernador Quirino Ordaz Coppel el mismo 8 de junio. Pero un mes más tarde, el viernes 13 de julio, fue el paso superior, la obra que se echó a andar.

Artículo publicado el 22 de julio de 2018 en la edición 808 del semanario Ríodoce.