Free Traffic Exchange

|









Nunca los tribunales golpearon tan cerca de Mauricio Macrien una investigación por corrupción. La delación de un chófer del poder, que durante 10 años apuntó en cuadernos la presunta ruta del dinero sucio del kirchnerismo, puso ante un juez al primo del Presidente, Angelo Calcaterra, heredero de las empresas del clan Macri, uno de los más poderosos de Argentina. Calcaterra se presentó hoy cuando nadie lo esperaba en los tribunales Federales y confesó a Claudio Bonadio que pagó sobornos millonarios a exaltos cargos del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Por su colaboración, Calcaterra obtuvo beneficios como arrepentido y quedó libre. Se sumó así a la estrategia defensiva de otros dos ejecutivos de empresasconstructoras que durante el kirchnerismo se beneficiaron con grandes obras de infraestructura.

Calcaterra es hijo de una tía paterna de Macri. En 2007, se convirtió en dueño de las empresas que Franco Macri, padre del Presidente, no pudo transferir a su hijo, ya decidido a dejar el negocio familiar para dedicarse a la política. Entre las compañías que compró Calcaterra estaba la constructora IECSA, una de las preferidas del kirchnerismo. IECSA obtuvo, en sociedad con empresas extranjeras, las obras para el soterramiento del ferrocarril Sarmiento, la línea que más pasajeros transporta en Buenos Aires, por un monto cercano a los 3.000 millones de dólares. El proyecto, el mayor del kirchnerismo, quedó bajo la mira de la Justicia por la presencia entre los socios de la brasileña Odrebecht.En febrero de este año, cuando la ola expansiva del Lava Jato iniciado en Brasil se hizo incontenible en Argentina, Calcaterra vendió IECSA a un grupo argentino. Pero Calcaterra no quedó del todo a salvo.

Su nombre volvió a sonar en los tribunales cuando el diario La Nación publicó el contenido de ocho cuadernos manuscritos por Oscar Centeno, chófer del exnúmero dos del ministerio de Planificación, Roberto Baratta. Centeno apunto con obsesión y detalles minuciosos las decenas de viajes que hizo con bolsos rebosantes de dólares destinados al pago de sobornos. El grupo de periodistas que recibió el material lo envió al juez Bonadio hace siete meses para su análisis judicial. La semana pasada, el magistrado ordenó la detención de 17 personas, entre exaltos cargos kirchneristas relacionados a la obra pública y empresarios del sector. En el listado no estaba Calcaterra, pero sí el exCeo de IECSA, Javier Sánchez Caballero, nombrado por Centeno en 13 ocasiones como aportante de unos 8 millones de dólares entre 2013 y 2015. La suma se desprende de la orden de detención emitida por Bonadio.