Casado apunta desde Colombia contra el “régimen totalitario” de Venezuela

|

Pablo Casado saluda al presidente de Colombia, Iván Duque, en Bogotá. MAURICIO DUEÑAS CASTAÑEDA(EFE)


El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha cargado este martes contra el régimen venezolano de Nicolás Maduro. Casado está en Bogotá, donde ha asistido este martes a la toma de posesión del nuevo presidente, Iván Duque. Un viaje que ha aprovechado para apuntalar apoyos entre la derecha latinoamericana. Casado ha enfatizado que los “aliados” de España en el continente “están en aquellos gobiernos que están a favor de las libertades y no en aquellos gobiernos totalitarios, como Venezuela y Nicaragua, que están aplastando a su población, sumiéndola en una ruina económica, en una represión insoportable”.

En una rueda de prensa desde la capital colombiana, Casado ha señalado que “Nicolás Maduro está haciendo el ridículo” con respecto al supuesto atentado con drones del fin de semana, un ataque que el venezolano atribuyó a Juan Manuel Santos, el presidente saliente de Colombia. “Yo se lo exigí a Pedro Sánchez, que tuviera un posición clara con Venezuela, con Cuba y con Nicaragua”, apuntó Casado. “Frente a los esfuerzos de negociación y de apaciguamiento de Zapatero, yo estoy más de acuerdo con lo que hacen Rajoy, Aznar y González, que es decir que no se puede negociar con una seudodictadura y directamente hay que exigir que dé paso a una democracia consolidada”. La representante de España en los actos de la toma de posesión de Duque fue la presidenta del Congreso de Diputados, Ana Pastor, ya que el Rey emérito Juan Carlos no asistió alegando problemas médicos. 


Felipe González fue otro de los invitados.


En su primer encuentro con un mandatario como presidente del PP, Casado se reunió la el lunes con Duque, al que ha calificado de “un amigo aliado de España, defensor de la libertad y la democracia frente al totalitarismo de Maduro, que ha provocado la huida de un millón de refugiados venezolanos a territorio colombiano”. Casado también se reunió con los expresidentes Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010), artífices de la coalición que se opuso con ferocidad al acuerdo de paz del gobierno de Santos con la exguerrilla de las FARC –hoy desarmada y convertida en partido político con presencia en el Congreso-, y que se mantuvo en la campaña presidencial que llevó al poder a Duque y a la vicepresidenta conservadora Marta Lucía Ramírez. Con los exmandatarios analizó las consecuencias de las negociaciones con la antigua guerrilla en el narcotráfico y el terrorismo, así como la necesidad de que los acuerdos no deriven en impunidad, explicó al equiparar a las FARC con ETA.


Acompañado por el secretario de Internacional del PP, José Ramón García-Hernández, Casado aprovechó su viaje a Colombia para encontrase también con los presidentes de Argentina, Mauricio Macri; de Chile, Sebastián Piñera; y de Honduras, Juan Orlando Hernández, con los que discutió asuntos de seguridad y comercio, así como con el líder de la oposición de Nicaragua, Alfredo César, para manifestarle su apoyo ante la represión del gobierno de Daniel Ortega. También se reunió con opositores de Venezuela, Bolivia y Ecuador.


El líder popular aterrizó la noche del lunes en Bogotá envuelto en la polémica por el caso de su master universitario. Ese mismo día, la juez del caso elevó la causa al Tribunal Supremo tras encontrar "indicios de responsabilidad penal" en la obtención del título en el Instituto de Derecho Público (IDP) de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Casado incluso retrasó su salida a Colombia para comparecer ante la prensa, y en Bogotá apuntó que el asunto “ya está muy explicado". "Ahora mismo", mantuvo, "me remito a lo que he dicho”.